Reseña: Spade & Archer, de Joe Gores

Me encanta El halcón maltés, tanto la excelente novela de Dashiell Hammett como la extraordinaria adaptación cinematográfica que dirigió John Huston en 1941, en la cual un inmenso Humphrey Bogart hizo suyo a Sam Spade, un personaje con el que no guardaba parecido físico alguno, igual que hiciera años después con el Philip Marlowe de Raymond Chandler en El sueño eterno. Spade es, en mi opinión, uno de los mejores detectives privados de un género plagado de figuras memorables. Sin embargo, a diferencia de muchos de sus compañeros de profesión, no se prodigó demasiado literariamente hablando.

Lo cierto es que, aparte de en la novela anteriormente mencionada, el duro y cínico detective sólo aparece en tres relatos. Una verdadera lástima, habida cuenta de la popularidad del personaje y de las enormes posibilidades que ofrece. Pero Hammett no fue un autor prolífico, por desgracia, ya que abandonó demasiado pronto la escritura para concentrarse en otras actividades (fundamentalmente de caracter político), y no quiso seguir desarrollando a quién probablemente sea la más conocida de sus creaciones.

Sea como fuere, Joe Gores dedició en su día retomar los personajes de Hammett aunque, en lugar de imaginar nuevas aventuras posteriores a las escritas por su creador, optó en cambio por ofrecernos los orígenes de Spade. Así, en Spade & Archer, vemos como Sam deja su trabajo como agente de la Continental (agencia a la que, por cierto, también pertenece otro de los personajes más populares de Hammet) para iniciar una nueva carrera como detective privado. Poco a poco, irán apareciendo un buen número de secundarios familiares para el lector de El halcón maltés: su secretaria Effie, su futuro socio Miles Archer (y su esposa Iva, con la que Spade mantiene una relación ciertamente tormentosa), los policías de San Francisco Dundy y Pulhaus, etcétera.

La trama del libro se inicia en 1921 y concluye en 1928. Consta de tres partes, cada una de las cuales se corresponde en principio con un caso investigado por Spade, si bien esos casos se acaban complicando, o hay alguna otra investigación paralela que el detective debe llevar al cabo al mismo tiempo que la principal. No obstante, a lo largo de los años que abarca Spade & Archer, nuestro protagonista se enfrentará en varias ocasiones con un peligroso y escurridizo criminal, con el que llega a obsesionarse y que siempre parece ir un paso por delante de Spade.

Gores ha escrito una novela muy fiel al estilo de Hammet, una obra que, a pesar de su título, está dominada por la magnética presencia de un extraordinario Sam Spade que protagoniza escenas que creo su autor no hubiese dudado en firmar. Alrededor del detective se mueven el resto de los personajes (amigos, enemigos, clientes y amantes) conformando una narración con aromas clásicos que no desmerece en absoluto a sus referentes.

Un libro, en definitiva, que fascinará a quienes conozcan la obra en la que se basa y que, para quien no haya leído nada de Dashiell Hammett, estoy seguro de que funcionará como un estímulo irresistible para ir a la caza y captura de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *