Reseña: American Gods: The Tenth Anniversary Edition, de Neil Gaiman

En los Estados Unidos está teniendo lugar una guerra. Se trata de un conflicto que permanece ignorado por la inmensa mayoría de los habitantes de esa gran nación, ya que los contendientes son ciertamente peculiares. Por un lado, tenemos a los dioses antiguos  (algunos tan conocidos como los de las mitologías nórdica y egipcia, otros de procedencia mucho más “exótica”), que llegaron al país en las mentes de los diversos inmigrantes que lo han ido poblando a lo largo de los siglos. Por otro lado, están los nuevos dioses, personificaciones de realidades tan dispares como la televisión, internet o el mercado bursátil, miembros de un panteón al que la inmensa mayoría de los norteamericanos rinden pleitesía.

Estas nuevas deidades parecen decididas a exterminar al bando contrario, un bando que, a diferencia del suyo, está dividido y se muestra reacio a admitir que se encuentra en peligro. Por eso cierto dios está tratando de conseguir  aliados para librar la gran batalla que se avecina y, para que le ayude en la tarea, recluta a Shadow, un joven que acaba de salir de la cárcel para descubrir que su esposa ha fallecido junto a su mejor amigo en un accidente de tráfico. Shadow acompañará al misterioso Wednesday en un recorrido por diversos lugares de la geografía americana, un periplo que le descubrirá una realidad que jamás habría imaginado, y que le aportará un buen número de sorprendentes revelaciones sobre su persona.

Hace ya diez años que leí por primera vez American Gods, en una edición de bolsillo que todavía conservo en algún rincón de mis caóticas estanterías. De vez en cuando me entraba el gusanillo y me apetecía releer la que, en mi modesta opinión, puede que sea la mejor novela que ha firmado Gaiman hasta la fecha. No obstante, la falta de tiempo siempre me llevaba a posponer la relectura. Así, cuando tuve noticia de la existencia de esta nueva edición conmemorativa, me dije que ya tenía la excusa perfecta para retornar a esa América mágica a la que el autor británico dio forma en las páginas de su obra.

La presente edición ofrece numerosos extras que la convierten en un volumen imprescindible. En primer lugar, se trata de una versión del texto revisada concienzudamente por Gaiman, y que incluye unas doce mil palabras más que la primera vez que vio la luz. También encontramos en el libro diversos textos sobre el proceso que llevó al autor a escribirlo, o sobre las diversas ediciones que ha tenido a lo largo de los años, por poner un par de ejemplos. Además, incluye una entrevista con el escritor británico y una “escena eliminada” en la que aparece el hijo de un carpintero judío, bastante popular en la actualidad.

Poco hay que decir a estas alturas de Neil Gaiman, discípulo aventajado del gran Alan Moore, autor de Sandman (una de los mejores cómics de la historia), de numerosas novelas y de un buen número de relatos. Aunque American Gods no fue su primera novela, tuvo un éxito muy superior a las anteriores y ganó galardones tan importantes como el Nebula, el Hugo, el Locus y el Bram Stoker, dotando a Gaiman de un prestigio que hizo que pasara a dedicarse casi exclusivamente a la literatura, con esporádicos regresos al ámbito del noveno arte.

Han pasado diez años desde que Norma Editorial publicase en castellano American Gods, y la novela lleva ya mucho tiempo descatalogada. Ignoro si algún editor se plantea reeditar esta obra maestra, aunque creo que es un buen momento para hacerlo y que el libro se vendería muy bien. Sea como fuere, quien no lo haya leído, si alguna vez se encuentra con una copia en alguna librería, no debería dudar ni un segundo en adquirirla. Las aventuras de Shadow, narradas con mano maestra por uno de los mejores escritores de literatura fantástica de la actualidad, merecen figurar en un lugar de honor en cualquier biblioteca personal.

2 comments

  1. Whitesnake dice:

    Vaya….. Leyendo tu reseña voy a tener que reeler el libro. Como tu, lo leí hace unos 10 años precisamente en la edición en castellano que sacó Norma editorial, que aún conservo. Esa que sale un tio con cabeza de bisonte en la portada.
    El tema es que no me gustó, no se por qué, quizá no era el momento de leerlo o yo que se o que no pude evitar compararlo con Neverwhere, libro que precisamente me encantó.
    En fin, le daré otra oportunidad.

    Saludos

  2. José Rafael Martínez Pina dice:

    Pues espero que esa relectura te resulte agradable. Ya nos dirás.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *