Reseña: Las flores de Baudelaire, de Gonzalo Garrido

Ubicar la acción de una novela en una época tan convulsa como la primera guerra mundial, tiene mucho mérito, más del que pudiera parecer a simple vista. Casi hace un siglo pero las diferencias entre entonces y ahora son tan brutales que ni siquiera podríamos hacernos una idea. Una ciudad como Bilbao, en la que la industrialización estaba en auge, más aún cuando media Europa moría en las trincheras, dejaba sus huellas. La explotación intensiva de la minería, de los recursos naturales y de la propia población consiguió cambiar una realidad por otra. Lo que vemos en la novela es sólo una parte de lo ocurrido y no deja en muy buen lugar a las clases, entonces llamadas burguesas.

Otros se decantaron por mostrar esas realidades muy difíciles, a la cabeza el viejo Emil Zola, aunque tuvo un precedente con el propio Dickens y su retrato de la industrialización con una crueldad inusitada. En España no tenemos mucho donde agarrarnos en este sentido, aunque tenemos una joya de gran valor y que sitúa su acción en un  pueblo al lado de Bilbao, Getxo. Las comparaciones entre ambos autores son casi obligadas, aunque se parezcan bien poco. Ramiro Pinilla figura entre las influencias de Gonzalo Garrido, no cabe duda y no sólo por ser vecino y cercano en el tiempo sino por el propio tono y algunas de las imágenes que aparecen en la novela. No es momento de hablar de Pinilla, un autor tan ninguneado como extraordinario y que lo que el mundo editorial le quitó, la historia de la literatura le dará.

El autor introduce un crimen horrendo y su investigación a cargo de un curioso personaje como entramado interno de la novela. Su fibra más íntima fue una novela negra pero se renuncia a ello para mostrar una realidad mucho más amplia y por lo tanto mucho más compleja. La novela nació con un hálito mucho más ambicioso, se nota en cada capítulo, pero Garrido ha tenido que renunciar a ello por hacerla más asequible al público y también por alejarse, un tanto, de otros como los citados anteriormente. También, y no es asunto baladí, hay que tener presente que es la primera novela del autor y eso, ya se sabe, influye y mucho. Desde aquí le animaría a proseguir en esto de juntar letras, tiene maña y creo que mejorará cuanto más escriba. Gusta a este reseñista la composición de la novela, realizada en capítulos muy breves y que ayudan a una fácil lectura, dotándola de mucha agilidad. También la renuncia a crear personajes sin mácula, en esta novela quién más o quién menos tiene muchas zonas oscuras o claro oscuras.

La apuesta es interesante, con una potente ambientación y que rezuma literatura por todas partes. La recomiendo como lectura interesante y me gustaría que el autor se decidiera y nos siguiera mostrando las andanzas de ese protagonista Alfredo Maldonado en otras nuevas apariciones.

2 comments

  1. Gonzalo dice:

    Gracias por la reseña y por el apoyo, Juan José. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *