Reseña: Lo mejor de Carlitos y Snoopy, de Charles M. Schulz

La cada vez más aclamada editorial, por su gran diversidad de títulos y calidad, Random House Mondadori en su colección DeBolsillo, viene este mes con la genial idea de hacernos reír con Lo mejor de Carlitos y Snoopy. Una obra que muchos amantes de las aventuras de Carlitos (Charlie Brown) y su impertérrito perrito Snoopy, esperábamos desde hace tiempo.

Lo mejor de Carlitos y Snoopy es una antología de tiras cómicas con una selección de algo más de 280 páginas cuyo trasfondo forma parte por derecho propio de la historia del cómic. La llamada antología Peanuts se inicia desde los años cincuenta hasta los noventa. Comienza entonces la historia de aquellos disparatados personajillos que acompañaban a Carlitos, como Snoopy, por supuesto, pero también Linus, Sally, Lucy, Schroeder, Peppermint Patty o Woodstock. Niños que mostraban con una realeza tremenda la irritabilidad, independencia, sinceridad, sosiego o impaciencia de esas edades. Magníficamente detallado por décadas, podremos seguir la evolución de los personajes a nivel gráfico y también entender los temas que el autor Charles M. Shulz desea mostrarnos para que recapacitemos y nos preguntemos de cuanta filosofía se compone un niño.

Porque Carlitos y Snoopy hablan de la vida, cada historia es sólo una muestra de lo que supone hacerse mayor y comprender mejor a que nos enfrentamos, sobre que debemos reírnos o sobre que temas deberíamos reflexionar. Pocas veces una sencilla tira cómica ha sabido dar en clavo tantas veces. Es esa realidad ilustrada, esa forma de verlo, lo que nos hace sonreír en mi opinión.

Lo mejor de Carlitos y Snoopy incluye algunos de los momentos más hilarantes de las vidas de Carlitos y su pandilla. Por eso es como una recopilación de los mejores monólogos sobre la vida. Monólogos que nos extraen una risas y hacen que llamemos al de al lado para que lean la misma viñeta que hemos leído.

Charles M. Schulz fue un profesor de arte que había servido en el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Comenzó a publicar su primer trabajo, una tira cómica protagonizada por un grupo de niños titulada Little Folks, en un periódico local. Pronto, dicha tira daría lugar a otra: Peanuts, que se publicó de forma ininterrumpida desde octubre de 1950 hasta febrero de 2000. La última tira se publicó un día después del fallecimiento de su creador, aquejado de severos problemas de salud derivados de un cáncer en estado avanzado.

Y aquí nos queda lo mejor de él. De nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *