Reseña: Brecha nuclear, de Charles Stross

Una Tierra que, en 1962, fue trasladada a un inmenso mundo con forma de disco en el cual las tensiones entre el bloque soviético y los norteamericanos siguen tan intensas como siempre. Otra Tierra en la que las superpotencias, no contentas con el armamento nuclear, se atreven a pretender controlar a entidades de corte lovecraftiano para usarlas en su particular guerra fría. Y una Gran Bretaña en la que Bob Howard, miembro de bajo rango de una organización secreta (conocida como la “Lavandería”) que se enfrenta a amenazas de corte “mágico”, tendrá que cumplir un encargo del que quizás no salga con vida.

Todo eso es lo que encontramos en Brecha nuclear.

Charles Stross es un autor de prestigio, ganador de dos premios Hugo y dos Locus (uno de ellos por la novela corta que da título a la antología que nos ofrece AJEC) y con varias obras publicadas en nuestro país por distintas editoriales. Sin embargo, debo confesar que no había leído nada suyo hasta la fecha. Craso error…

Tras acabar la lectura de Brecha nuclear, he descubierto a un autor inteligente, con ideas fascinantes (aunque me gustaría saber qué piensa Sir Terry Pratchett del particular “Mundodisco” de Stross) y que escribe historias que no sólo entretienen, sino que critican y, en cierto modo, advierten sobre ciertas peligrosas costumbres humanas (como esa manía que tenemos de fabricar armas capaz de destruir el planeta varias veces).

Si bien he disfrutado con las tres obras recopiladas en este volumen, mi favorita sin duda es el relato que lo cierra. En la loquería, situado en el mundo de su novela The Atrocity Archives (lamentablemente inédita en castellano) presenta en apenas cincuenta páginas tal cantidad de conceptos interesantes que uno se queda inevitablemente con ganas de más. Bob Howard y el particular universo burocrático-místico en que se mueve me han cautivado, así que no tardaré en hacerme con el libro en que fue presentado en sociedad (ventajas de saber inglés). A ver si algún editor avispado se anima a publicarlo en castellano: estoy seguro de que encontraría un público receptivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *