Archive for febrero 2012

Reseñas: Estampas malignas, de Alfons Figueras

El Patito Editorial apuesta por la obra de Alfons Figueras. Y no me extraña. Después del tan aclamado (y reseñado aquí) Doctor Mortis, un álbum de cómic mudo con personajes muy destacables, esta magnifica editorial de grandes clásicos, aporta a su sección de novedades una nueva del autor.

Alfons Figueras fue uno de los grandes autores españoles que preparaba contraportadas finales para ejemplares tan místicos en mi recuerdo como lo fueron Dossier Negro, Vampus, Rufus o Famous Monsters. Grandes revistas entre las que me perdí felizmente y cuyas pesadillas disfruté como un soñador más de once años. Ahora, con Estampas Malignas, llegan las portadas. La maestría, desde el punto de vista humorístico y con los tan conocidos personajes de terror como el hombre lobo, Frankestein, Drácula o Mr. Hyde…

Casi ciento veinte páginas en las que Figueras condensa al máximo la información sobre lo que se quiere transmitir al público. Insinuando, lo que pasó antes y lo que pasará después de cada viñeta. Estampas malignas aporta gran cantidad de chistes mudos que aluden a los monstruos de la Universal, pero también a médicos, cirujanos y esqueletos vistos desde circunstancias hilarantes.

Alfons Figueras (Vilanova i la Geltrú, 1922), es uno de los grandes clásicos de la historieta española, con una dilatada carrera que se extiende desde los años 40 hasta finales del pasado siglo XX. Gran conocedor de la cultura popular de su tiempo, todas esas referencias se combinan con una maestría gráfica sin par y un personalísimo sentido del humor, para dar lugar a una de las obras más originales y diferenciadas de nuestro tebeo. Sus personajes han visto la luz en cabeceras tan importantes como Chicos, Pulgarcito o Mata Ratos, en numerosos monográficos y también diariamente en periódicos como Avui o La Vanguardia, conformando un coherente universo ficcional que se mantiene tan fresco y actual como en el momento en que fue dibujado.

Reseña: El visitante inesperado, de John Scalzi

Jack Holloway trabaja explorando y realizando prospecciones geológicas en el planeta Zara XXIII, uno de los muchos mundos deshabitados cuyos recursos explota la poderosa corporación ZaraCorp. Tras muchos años de gran esfuerzo y poca recompensa, se suceden dos acontecimientos que cambiarán su vida: por un lado, Jack descubrirá de modo accidental una enorme veta de piedra solar (el mineral más valioso del universo); por otro lado, se encontrará con unas adorables criaturas (a las que bautizara como “peludos”) que tomará, en un primer momento, por simples animales.

Pero, ¿qué ocurriría si se demostrara que los peludos son criaturas inteligentes y, por consiguiente, dueños de su propio planeta? ¿Estarían dispuestos los dirigentes de ZaraCorp a renunciar a unos beneficios multimillonarios? En cuanto a Jack, ¿accederá a olvidarse de la suculenta comisión que haría de él un hombre rico para proteger las vidas de sus nuevos amigos?

El visitante inesperado no es una novela original en tanto en cuanto se basa en un texto anterior, Encuentro en Zaratustra de H. Beam Piper. No he leído esa obra (aunque pienso hacerlo en cuando tenga la oportunidad), pero lo que John Scalzi nos ofrece en su reescritura (pretendía, en sus propias palabras, realizar “algo similar a la reciente versión del universo Star Trek que filmó J. J. Abrams”) es una de las historias más adictivas que he leído en los últimos tiempos.

Conocía a Scalzi por la excelente saga de aventuras espaciales que iniciara en su día con La vieja guardia. Tras leer (devorar, en realidad) El visitante inesperado, he podido constatar una vez más que se trata de un autor con una capacidad narrativa fuera de serie. No importa que nos esté relatando las aventuras de un septuagenario reconvertido en soldado de élite o los avatares de un antiguo abogado enfrentado al sistema para defender a los más débiles: escriba lo que escriba, Scalzi lo hará con un oficio envidiable, de forma ágil y extraordinariamente amena.

Jack Holloway es un truhán simpático, en la tradición de tantos personajes memorables que vendrán a la mente del lector sin dificultad. Es pendenciero, egoísta, ambicioso y embaucador. Pero, ante todo, en de ese tipo de personas que saben hacer suya una causa justa para defenderla con todos los medios a su alcance. Y en El visitante inesperado, su condición de antiguo letrado le será muy útil cuando se vea obligado a batirse en la arena judicial con la todopoderosa ZaraCorp. Aunque contará con la ayuda de una antigua novia, el actual compañero de esta y su propio (y sufrido) supervisor. Y, por supuesto, tendrá siempre a su lado al bueno de Carl, su fiel perro y uno de los personajes más entrañables de la novela.

Hay libros que uno no quiere que terminen nunca. Tras leer unas pocas páginas, sabes que vas a leer compulsivamente porque no puedes evitarlo y, al mismo tiempo, lamentas pasar cada una de ellas porque hacerlo te acerca a ese final que no deseas que llegue. Eso es lo que he sentido con El visitante inesperado, una novela entretenida en grado sumo, que combina emoción, humor y ternura de un modo que hacía tiempo que no encontraba.

Una obra que, en mi opinión, merece un rinconcito acogedor en la biblioteca de todo aficionado a la buena lectura de género, y que recomiendo sin reserva alguna.

Reseña: David Copperfield, de Charles Dickens

Me gusta, muy a menudo, leer clásicos. Gracias a esta buena costumbre cada dos por tres me topo con muchas joyas literarias tan brillantes que no dudo en recomendarlas a todo el mundo. Una de estas joyas es la novela David Copperfield, del afamado autor inglés Charles Dickens, que me ha tenido con el corazón en un puño desde hace más de una semana.

David Copperfield, dicen los expertos, es la novela más autobiográfica de Dickens y una obra maestra dentro de la era victoriana. Según el mismo escritor, esta es su obra favorita, quizá por eso, por verse tan reflejado en las páginas del libro. La historia la protagoniza David Copperfield, un niño que conoce la desgracia desde bien pequeño, pues su padre murió antes de nacer él y su madre, viéndose sola en la vida y con una gran carga, decide  malcasarse con un hombre que no le conviene. A raíz de una serie de desgracias, el pequeño Copperfield se ve abocado a dejar su casa y vivir sus aventuras, sus idas y venidas por la vida y el mundo, ya que la novela abarca desde la niñez del protagonista hasta la madurez.

No destriparé aquí la novela contando todo (que es mucho) lo que sucede a lo largo de sus páginas. Aunque en un principio se me hizo muy similar a Oliver Twist, pronto ambas novelas tomarán un camino diferente, sin dejar de lado el tema de la pobreza o la crítica social feroz que imprimía Dickens a sus escritos. Sin embargo, en esta novela se entremezcla muy bien la alegría con la pena, y es que la vida son rachas de ambas. David Copperfield nos habla de antiguos valores como el honor, de sentimientos tan profundos como la verdadera amistad o el verdadero amor, o del odio (camuflado en la falsa humildad), la inquina, la envidia o el orgullo. De la muerte del ser querido, de la perseverancia, de mirar hacia adelante con la cabeza levantada. Todo ello representado por unos personajes carismáticos que han quedado en la memoria de la literatura para siempre (grande el personaje de Mister Micawber con su afición epistolar). Y es que el autor no se conforma con contarnos la historia del pequeño Copperfield, sino de todos los que le rodean, mostrando una evolución constante, cruzándolos en el camino del protagonista una y otra vez en diferentes épocas de su vida y en las más variadas situaciones. Y ningún personaje es gratuito, todos tienen su momento de gloria bien intercalado, no en vano las mil cien páginas del libro dan para eso.

Dickens es único, como bien dice la sinopsis del libro, el autor es un género en sí, y no lo pongo en duda. Jamás un escritor te podrá hacer reír tanto o llorar según le convenga. Escrito con su particular estilo florido e incluso a veces poético, leer este libro es como estar en un barco en mitad de una tempestad de sentimientos. Tan pronto me veía con el corazón encogido por las desgracias de Copperfield, como me hacía reír a carcajadas por las ocurrencias de tal o cual personaje.

En definitiva, desde el punto de vista de este humilde reseñador, es un libro que habría que leer sí o sí. Uno de los que te hacen un poquito más sabio, un poquito más feliz.

Reseña: El pequeño salvaje, de T. C. Boyle

A finales del siglo XVIII, tres cazadores franceses hallaron en los bosques del Languedoc a un niño completamente desnudo que se comportaba como un animal. Tras diversos intentos, el pequeño salvaje fue apresado y puesto en manos de distintos científicos que dedicaron años a la ardua tarea de civilizarle. Pero, ¿es posible que un ser completamente asilvestrado, que ha pasado varios años sobreviviendo día a día a fuerza de puro instinto, se convierta en un ser humano normal?

A lo largo de las 120 páginas de la obra, conoceremos el origen de ese niño sin nombre (al que acabarán bautizando como Víctor), el modo en el que se relaciona con un mundo que no comprende, y los tremendos esfuerzos por parte de diversos tutores que intentarán que aprenda el uso del lenguaje y adquiera unas mínimas nociones de urbanidad.

En el apartado más extenso de El pequeño salvaje, asistiremos a su relación con el doctor Jean-Marc Gaspard Itard, que se ocupará durante años de él y será lo más parecido a un padre para el salvaje. El intenso trabajo de Itard, un cúmulo de frustraciones salpicado por esporádicos y mínimos avances, es descrito por el autor de modo que resulta imposible no empatizar con el frustrado científico, sin poder evitar a un tiempo sentir compasión por una criatura incapaz de encajar en una sociedad “civilizada” que le atemoriza y cuyos complejos códigos y reglas le resultan absolutamente incomprensibles.

El pequeño salvaje me ha deparado una muy grata sorpresa ya que, si bien sentía cierto interés por el tema que trata, no me imaginaba que Boyle fuese a narrar la historia del niño salvaje de Aveyron de un modo tan ameno. Tal amenidad, unida a la brevedad de la obra, hace que esta se lea de un tirón y que quedemos con ganas de saber más sobre la azarosa existencia del salvaje Víctor. Además, saber que nos encontramos ante una narración con base real, intensifica las emociones que provoca la lectura, al tiempo que plantea interesantes cuestiones sobre el aprendizaje, la educación y la moral.

Reseña: Los ojos en el espejo, de José María Latorre

Me considero seguidor de la obra de José María Latorre. Es el culpable de que me pregunte, cómo un autor tan prolífico y magnífico en sus escritos de terror, no sea altamente conocido entre mis grupos amigos de lectores. José María Latorre cuenta en su haber con más de veinte títulos y en muy contadas ocasiones toca de manera espléndida la literatura juvenil. Además, su labor como crítico ha sido premiada en varias ocasiones. Y como poco, su obra literaria ha sido traducida al italiano, el polaco y el catalán.

Latorre da la sensación de estar especializado en literatura de terror de corte gótico y maneja un estilo bien cuidado que recuerda a los grandes literatos ingleses, maestros de las buenas historias de fantasmas del siglo XIX. Aunque en mi humilde opinión, su obra entra mejor porque es actual y destaca con creces su labor de ser preciso y no llena de florituras sus historias.

Los ojos en el espejo, habla de como el egiptólogo John Hadley, después de la pérdida de su mujer Alice en un accidente de avión en mitad del océano, entra en una gran depresión y decide retirarse a una pequeña localidad cerca de Worcester llamada Blackdawn. Allí conoce a sus arrendadores, unos personajes un tanto extraños, que cuentan con unos hijos de personalidad inquietante. Pronto se ve envuelto en unos horribles hechos sobrenaturales que suceden en el interior de un antiguo caserón abandonado, cerca de dónde vive, un lugar llamado Blackdawn House, que en otro tiempo fue un manicomio y que saliendo ardiendo en extrañas circunstancias matando a todos sus inquilinos. Los muertos están muertos, se dice. Nada pueden contra los vivos, se equivoca. John Hadley, en uno de sus acercamientos a Blackdawn House, descubre un cementerio y encuentra una tumba abierta con su nombre inscrito en la lápida. Asustado, amenazado, llama a su amigo el famoso detective Henry Saville…, pues claro está que necesita ayuda.

A veces, no es necesario llegar al terror extremo para que un libro guste. El último libro que leí de Latorre fue En la ciudad de los muertos, ya reseñado aquí. Historia que atrapa de modo muy similar a Los ojos en el espejo, cuyos argumentos realmente buenos confieren en un ambiente asfixiante en el que no queda espacio para lo superfluo. La obra de este autor está llena de temores feroces de la realidad. Si te gusta el misterio, con el terror como fondo, tienes que leer los libros de José María Latorre.

Lo siento.

Reseña: Crímenes Exquisitos, de Vicente Garrido y Nieves Abarca

Una joven aparece decapitada en un cementerio de Whitby, en Inglaterra. Su asesino ha dispuesto el cadáver de forma que asemeja el terrible modo en el que Lucy Westenra encontró su fin a manos de Abraham Van Helsing y sus “ayudantes” en el Drácula de Bram Stoker. Seis meses después, en La Coruña, la adolescente Lidia Naveira es encontrada muerta en un estanque, y la escena del crimen se ha preparado minuciosamente para asemejar el cuadro Ofelia del pintor prerrafaelista John-Everett Millais. ¿Quién es el asesino, apodado “el Artista”, que mata de forma tan elaborada y es capaz de burlar a la policía de dos países?

Será la atractiva y arrojada inspectora Valentina Negro la encargada de investigar la muerte de la joven Lidia. Con la inestimable ayuda de Javier Sanjuán, un popular y mediático criminólogo que se encuentra casualmente en la ciudad, Valentina se verá inmersa en una investigación tremendamente compleja, repartida entre España e Inglaterra, que tendrá ramificaciones insospechadas y en la que una figura de capital importancia será Pedro Mendiluce, uno de los hombres más ricos y poderosos de Galicia, que oculta numerosos secretos que amenazan con ver la luz.

Nieves Abarca me es completamente desconocida y, por lo que he podido leer sobre ella en la red, es periodista, historiadora del arte y experta en la elaboración de perfiles criminales. Mucho más conocido es Vicente Garrido (algo a lo que ayudan sobremanera sus frecuentes apariciones en el programa Cuarto milenio que presenta Íker Jiménez), criminólogo y psicólogo con numerosos libros teóricos publicados con gran éxito en su haber. Para ambos autores, si no me equivoco, Crímenes exquisitos representa su primera incursión en el ámbito de la novela. Una primera incursión que, debo decirlo, se salda con matrícula de honor.

Una máxima aplicable a la literatura que suelen citar muchos escritores de éxito es “escribe sobre aquello que conoces”. Obviamente, los autores de Crímenes exquisitos son expertos en los campos que manejan en la novela, y eso se nota en la profusión de detalles y en el halo de verosimilitud con el que se narran las acciones policiales y periodísticas (un personaje importante es una reportera), así como los procesos deductivos llevados a cabo por Sanjuán (evidente trasunto de Garrido). Y ese detallismo se nos presenta de tal manera que no resulta farragoso ni aburrido en momento alguno, algo muy de agradecer.

A lo largo de la novela, de ritmo frenético y cargada de sorpresas y giros inesperados, Abarca y Garrido no sólo se toman su tiempo para crear unos personajes tremendamente humanos alejados del tratamiento unidimensional característico de muchos autores de éxito, sino que salpican la absorbente trama con momentos de tremenda intensidad, destacando por su crudeza alguno de los crímenes y, por lo gráfico de las descripciones, determinados encuentros amorosos (ejem).

Nos encontramos, en definitiva, ante un libro que me parece excelente en todos sus aspectos, que se hace corto a pesar de sus buenas ochocientas páginas, y que deja con ganas de saber más de sus protagonistas una vez concluye su lectura. Todo un logro para una obra “de debut”, que confío se repita si los autores tienen a bien ofrecernos nuevas novelas en el futuro.

AVISO IMPORTANTE

Estimados amigos, estamos cambiando de servidor. En unos días volvemos con más reseñas y noticias de las que os gustan. No os preocupéis. Mientras tanto:

¡¡LEED MUCHO y BUENO!!

Reseña: El sueño de Lu Shzu, de Ricardo Gómez Gil

El sueño de Lu Shzu es un cuento que me ha sorprendido por su originalidad y considerable belleza. A simple vista, ya encanta ver un álbum ilustrado de tal calibre lleno de imágenes que bien pudieran representar aquellos pequeñitos lienzos, pequeñas obras de arte de nuestro tiempo. Un tomo gigante, impresionante, se mire por donde se mire.

Lu Szhu es una niña dagonmei que trabaja en la fábrica de juguetes. Al principio, con sus deditos, montaba piezas pequeñas como aporte para muñecas. Sin embargo, poco después creció y la llevaron a la mesa donde empaquetaban. Cuando Lu Shzu vio aquellas muñecas enteras tan bonitas, con aquellos vestidos de colores… ¡entonces sí, deseó por todos los medio tener una! Así que un día trama un plan y se prepara para conseguir una belleza de esas sin igual…

El sueño de Lu Shzu es de esas historias capaces de reunir en pocas páginas todas las maravillas vistas a ojos de una niña y sus juguetes. Trazos suaves, figuras y colores indefinidos; páginas, cuadros llenos de detalles que evocan al texto. Además, algunas de las hojas poseen cierta textura por la cual no habrá lector que no intente acariciar una a una y relajarse mientras lee El sueño de Lu Shzu.

Un libro infantil con todo lo deseable.

Reseña: Más allá del espejo, de John Connolly

Os puedo confesar que John Connolly es ahora mismo (ex aequo George R. R. Martin) mi escritor favorito del momento. Connolly es magnífico en todo. Ha sabido darle un nuevo aire al tan aclamado género de novela negra que tanto nos atrae a todos. John Connolly tiene en el mercado varios títulos que demuestran un ritmo trepidante, que enganchan al lector desde la primera página con historias, en principio no muy espectaculares, pero las cuales, con el transcurso de la narración, van atrapando al lector de una forma tan infalible que sólo nos queda dejarnos llevar indefensos.

Muchos, ya sabéis de qué hablo. Seguramente, algún libro de John Connolly ya habita en vuestras bibliotecas. Por eso vamos a hablar del último. La novedad de Tusquets Editores que os sisea desde la librería al veros pasar…

Más allá del espejo habla de una casa. La Casa Grady. Un lugar, un hogar para el Mal, cuyas paredes han vivido lo peor del ser humano. En esa tenebrosa casa, cerca de un enmarañado bosque, cuelgan decenas de espejos en los que John Grady antes de suicidarse y matar niños frente a ellos, veía al ser que le impulsaba a hacerlo. Han pasado varios años cuando un cliente llamado Matheson, se pone en contacto con el investigador Charlie Parker. A Matheson le preocupa bastante todo lo que ocurre en el lugar, lugar en el que mataron a su hija, lugar que compró para que nadie pudiera hacer uso de ella. Parker no duda en aceptar el caso cuando se entera de que ha aparecido en el buzón de la Casa Grady la foto de una niña. Una niña que está viva, una niña que según todos los indicios corre peligro. Charlie Parker empieza a visitar a todos los que conocieron a John Grady en vida. Incluso a los policías que vieron como se suicidaba el día que lo detuvieron. Quiere saber que hay realmente de sobrenatural en esa casa. La llamada del Mal también quiere saber de él pero Parker intenta no escuchar… Hasta que escucha.

Las novelas de John Connolly están llenas de grandes y pequeñas historias. Charlie “Bird” Parker fue policía en Brooklyn, Nueva York y ahora trabaja como detective privado en Maine. Sus mejores amigos son una pareja homosexual: Ángel, ladrón y latino, al cual le salvó la vida y Louis, asesino a sueldo retirado y negro, el cual adora la música country… Más allá del espejo es una novela corta incluida en la antología Nocturnes. Un compendio más que interesante, donde me comenta mi fiel pajarito americano que se desvela la procedencia de personaje tan atractivo y del que queremos saber todo, como es El Coleccionista.

Queremos agradecer a Tusquets Editores la llegada de tan buena narrativa. Gracias, muchas gracias. Pero queremos más. Mucho más.

Reseña: El misterio de las catedrales, de Fulcanelli

Una de mis debilidades es el arte. Y si especificamos: el arte arquitectónico. Recuerdo con muy buenos ojos aquellos momentos de estudio y como me dejaba llevar por aquellas obras brillantes de tantos y tantos maestros iluminados por Dios. Cuando tuve un poco más de raciocinio, me percaté de qué era exactamente lo que me atraía de todo ello. Lo llaman Simbolismo. O como algunos autores (entre ellos, los más conocidos) introducían claves en sus obras para hacer pensar al espectador; o como a mí me gusta decir, secretos que sólo debían ser hallados después de una ardua investigación.

Teniendo estos gustos, mis amigos se echaban las manos a la cabeza al saber que alguien como yo, aún no se había leído El Misterio de las Catedrales.

El Misterio de las Catedrales es un libro ensayo que estudia las construcciones de las catedrales de estilo gótico de varias ciudades europeas develando los misterios que ocultan todas ellas y la simbología alquimista que presentan. El estudio que realiza Fulcanelli sobre la arquitectura civil es maravilloso. Una obra que es resultado de una exhaustiva investigación sobre las inmensas construcciones que enmarcan a dichas ciudades. Resultando ser también, un compendio sobre las operaciones alquimistas de los arquitectos góticos en castillos y no sólo en catedrales.

Fulcanelli es un simple seudónimo del autor cuyo nombre se desconoce. Y las teorías y probabilidades de que sea alguno de los que se suele especular son ínfimas. Incluso se ha llegado a decir que no es otro que el famoso Conde de Saint Germain, un personaje inmortal que aparece en público cada siglo.

Debemos leer sosegadamente este libro, disfrutar cada una de sus palabras. Contiene cantidad de conocimientos sobre arte, historia, filosofía y alquimia. No es un libro para devorar a la ligera pese a sus pocas páginas. Sin embargo, no duden un sólo momento de que será un libro muy práctico, pues otorga al lector las herramientas básicas para manejarse bien ante las inmensas construcciones de roca y piedra que una vez fueron punto central del devenir de los hombres.