Reseña: Luna fría, de Jeffery Deaver

El criminólogo tetrapléjico Lincoln Rhyme, ayudado por su compañera Amelia Sachs y el resto de su equipo, debe enfrentarse a un cruel asesino en serie autodenominado “el Relojero”. Al mismo tiempo, Sachs lleva a cabo una investigación sobre un supuesto suicidio que parece tener relación con una trama de corrupción policial.

Ambas investigaciones resultarán ser más complejas de lo que cabría esperar en un principio, y a lo largo de la novela se sucederán los giros sorprendentes y las revelaciones inesperadas. Al final, ¿estarán los intelectos de Rhyme y Sachs a al altura de los desafíos a los que se enfrentan? ¿Será capaz el Relojero de derrotar al criminólogo en una frenética partida de ajedrez con numerosas vidas en juego?

Luna fría es la séptima novela de la exitosa serie protagonizada por Lincoln Rhyme, iniciada en 1997 con El coleccionista de huesos (protagonizada en la pantalla grande por Denzel Washington), cuyas entregas previas han sido publicadas en castellano y que cuenta con otras dos pendientes de traducción (The Broken Window y The Burning Wire).

Reconozco que llevaba tiempo con ganas de leer alguno de los libros de Deaver, y esta obra magníficamente editada por Umbriel (editorial que también publicó el anterior trabajo del autor, Carta blanca, la más reciente novela protagonizada por James Bond) me ha descubierto a un escritor sumamente interesante, con una habilidad tremenda para desarrollar una trama compleja sin aturdir en ningún momento al lector. Salpicada de constantes sorpresas, la historia narrada en Luna fría atrapa desde la primera página, y el Relojero se revela como uno de los personajes más interesantes cuyas andanzas haya podido leer últimamente.

Con referencias abundantes e instructivas sobre la investigación forense, Deaver también recurre a un personaje experto en cinestesia, esa peculiar ciencia que analiza e interpreta la gestualidad humana (tal y como podemos observar en la serie Miénteme, protagonizada por un enorme Tim Roth). Las diversas aportaciones de la agente del CBI Kathryn Dance resultarán fundamentales en numerosas ocasiones a lo largo de la novela.

Dotada de un potencial cinematográfico extraordinario (uno se pregunta por qué no ha habido más películas adaptando las restantes aventuras de Lincoln Rhyme), Luna fría es una novela excelente casi imposible de soltar, que satisfará a todo aficionado a la buena novela policíaca, sobre todo a aquel que disfrute con las historias con un fuerte componente CSI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *