Reseña: El mapa del cielo, de Félix J. Palma

¿Qué puede llegar a hacerse por amor? ¿Puede lograrse lo imposible? Esa es, al menos, la intención de Montgomery Gilmore, un millonario decidido a convertir en realidad el deseo de la joven Emma Harlow: reproducir fielmente la invasión marciana narrada por H. G. Wells en La guerra de los mundos. Una tarea titánica a la que Gilmore dedicará todos sus esfuerzos, ya que sólo si tiene éxito en su empresa accederá la señorita Harlow  a concederle su mano.

En el párrafo anterior se condensa el núcleo de El mapa del cielo, pero lo expuesto no es más que la punta del proverbial iceberg. En la excelente novela de Félix J. Palma se narran muchas más historias: la odisea del navío Annawan en la Antártida, donde su tripulación tendrá que enfrentarse a una criatura procedente de otro mundo; una invasión alienígena real y terrible, que devastará Londres; un futuro (uno de tantos posibles futuros) en el que dicha invasión tendrá éxito y los humanos supervivientes vivirán en la más penosa esclavitud. Y todo ello ambientado en el siglo XIX, particularmente en la época Victoriana, y narrado con un apropiado estilo deliciosamente decimonónico.

Entre las páginas de El mapa del cielo nos esperan personajes ficticios, pero también figuras históricas como el gran H. G. Wells (coprotagonista en realidad de buena parte de la novela) o cierto inmortal escritor norteamericano cuyo nombre no mencionaré, pero que el lector avezado pronto descubrirá, sin duda. Entre los personajes literarios creados por Félix J. Palma reaparecerá alguno de los que protagonizaron su anterior novela, El mapa del tiempo, que todavía no he leído pero que pronto tendré en mis manos. No obstante, por lo que he podido averiguar, no es necesario conocer la obra previa para disfrutar de la que aquí se comenta.

Félix J. Palma demuestra en esta novela ser un narrador con un talento extraordinario y un bagaje muy amplio a sus espaldas. Hace falta ser un tipo muy particular de escritor para ser capaz de  combinar con acierto elementos tan diversos y personajes tan dispares con la maestría de la que hace gala el autor sanluqueño. Y hay que tener una habilidad fuera de serie para conseguir, por ejemplo, recontar una de las mejores (si no la mejor) películas de John Carpenter de un modo tan fresco, logrando que sea una pieza que encaje a la perfección en el complejo puzzle que acaba siendo El mapa del cielo.

Hay pocos autores como Félix J. Palma, y haber descubierto su obra con una novela tan brillante me ha regalado una de las mejores lecturas de mi vida. Ahora, mientras aguardo la aparición de esa tercera entrega de su Trilogía Victoriana (¿de qué será el mapa en esta ocasión, Félix?), me resta el consuelo de saber que, además de El mapa del tiempo, todavía me quedan un par de novelas más y cinco recopilaciones de relatos por descubrir.

Algo me dice que me aguarda un futuro plagado de maravillas literarias…

2 comments

  1. Oscar dice:

    Disfruté mucho con “La guerra de los mundos” de H.G. Wells. Leer “El mapa del cielo” me ha hecho disfrutar de una novela grandiosa. Me pregunto cuanto tardarán en hacer una adaptación de este trabajo.

  2. José Rafael Martínez Pina dice:

    Pues ahora que el amigo Félix J. Palma triunfa en tierras norteamericanas, quizá tengamos sorpresas agradables un día de estos. ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *