Reseña: El prisionero del cielo, de Carlos Ruiz Zafón

Carlos Ruíz Zafón marcó un hito al vender más de un millón de ejemplares de La sombra del viento. Novela que le encumbró y convirtió en uno de los máximos representantes de la literatura española contemporánea. La segunda parte, El juego del ángel, arrasó también en ventas, con la aprobación de crítica y público. Curiosamente el libro se abre con extractos de reseñas de medios nacionales e internacionales, incluso unas palabras de Stephen King alabando los méritos de La sombra del viento.

Pues bien, hace poco vio la luz la tercera parte de esta serie de libros cuyo eje principal es El cementerio de libros olvidados, ese sitio donde a todos los amantes de los libros nos gustaría visitar. En esta historia retomamos los personajes de la primera parte algunos años después de los sucesos acaecidos en La sombra del viento, aunque también se mencionan algunos de la segunda parte, pero son Daniel Sempere y su padre y, sobre todo Fermín, los protagonistas absolutos. Zafón elige la narración desde el punto de vista de Daniel, aunque la historia de esta novela es básicamente la de Fermín (lo que es todo un acierto). Ese gran Fermín Romero de Torres, personaje carismático y enternecedor donde los haya, y del que poco conocemos de su pasado, y es que resulta que este simpático y elocuente personaje tiene una historia muy misteriosa a sus espaldas. Al inicio de la narración, un desconocido anciano hará acto de presencia en la librería Sempere e hijo preguntando por él, y esto dará pie a Fermín para contar su historia durante la posguerra civil española. Cuando los hombres de poder cometían terribles crímenes que quedaron ocultos por miedo y silencios comprados.

Pero lo peor de todo es que durante esta narración, Daniel conocerá un secreto que le guardaban hasta entonces y que tiene mucho que ver con él y su familia. Un secreto terrible que despertará en él sentimientos hasta ahora desconocidos. Zafón, con maestría, estilo directo y buen pulso, vuelve a adentrarse en esa Barcelona a veces mágica a veces terrible, en este caso la de finales de los años cincuenta. Esta tercera parte, además, hace de puente ante una cuarta novela, pues el final está claramente orientado hacia ese sentido y la cosa promete.

Aunque en teoría son libros independientes y donde en cada uno se cuenta una historia diferente, existe una interconectividad entre todos, como dije al principio. Yo recomiendo seguir el orden de publicación y espero tener pronto noticias de esa cuarta parte.

One comment

  1. Rober dice:

    Mi próxima lectura, y la cojo con ganas después de las dos primera novelas. Me encanta la forma de narrar de Zafón.

    Saludetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *