Reseña: Lunes amargo, de Nicci French

En 1987, la pequeña de cinco años Joanna Vine es secuestrada a plena luz del día por culpa de un descuido de su hermana mayor. Veintidós años después, Matthew Faraday, otro niño de cinco años, desaparece en circunstancias similares. ¿Existe relación entre ambos casos? La policía da palos de ciego hasta que, de manera fortuita, la psiquiatra Frieda Klein se ve involucrada en la investigación. Su particular visión de los hechos, alejada de la ortodoxia policial, resultará providencial para esclarecer los diversos misterios que, como si de muñecas rusas se tratase, se ocultan unos dentro de otros en Lunes amargo.

Nicci French es el seudónimo tras el cual se oculta el matrimonio formado por Nicci Gerard y Sean French. Especializados en la escritura de thrillers (de los cuales, además del título que nos ocupa, me consta la edición en castellano de Un amor dulce y peligroso, A flor de piel, La habitación roja y Los muertos no hablan), la pareja de autores inaugura con Lunes amargo una nueva serie protagonizada por Frieda Klein.

Como en todo inicio que se precie (o, al menos, como debiera ser preceptivo en cualquier inicio), en esta novela se nos presenta detalladamente a la protagonista principal, dotada de una humanidad extraordinaria y una tridimensionalidad que sorprende gratamente. A su alrededor pululan diversos personajes de mayor o menor entidad (su cuñada, su sobrina, su antiguo mentor, un joven pupilo…) trazados con mayor brevedad pero con pinceladas firmes.

Los misterios que aguardan en la novela son resueltos con habilidad y con más de una sorpresa final. La narración, pausada y descriptiva, transcurre con fluidez, y el mundo habitado por Frida, sus amigos y familiares, va cobrando forma de manera sosegada consiguiendo que, al concluir la lectura, uno se quede con ganas de más.

¿Qué nuevos casos aguardan en el futuro de Frida Klein? ¿Hacia qué derroteros se encaminará su compleja vida social? Son estas preguntas que, espero, tendrán respuesta en próximas novelas del matrimonio Gerard-French. La excelente recepción crítica de la obra en el mercado anglosajón hace presagiar que no tardaremos demasiado en contar con una nueva obra protagonizada por la psiquiatra. Espero, pues, que veamos pronto ese futuro libro traducido a nuestro idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *