Reseña: Numbers, de Rachel Ward

¿Os gustaría saber el día de vuestra muerte? Podría tener sus ventajas ¿no? Saber el día exacto en que tu vida va a acabar y poder aprovecharla al máximo hasta la llegada de ese día. O ¿no sería tan buena idea? ¿Y si en vez de un montón de años solo te quedaran un par de días? Saber que en unos días ibas a morir. ¿Realmente te gustaría saberlo?

Mientras he estado leyendo este libro, me he hecho mil veces esa pregunta. Y la verdad es que no he llegado a ninguna conclusión. Por una parte sí que me gustaría saberlo pero por otra parte… No sé si podría vivir sabiendo el día de mi muerte. ¿Al nacer ya tenemos nuestra fecha de defunción asignada de algúna manera? Porque en esta historia esa es la idea: Al nacer también nacemos con la fecha de nuestra muerte.

¿Os imagináis entonces poder ver esa fecha en los ojos de alguien? Cada vez que miréis a alguien a los ojos ver la fecha de su muerte. Debe ser horrible ¿verdad? Pues ese es el “don” que tiene la protagonista de esta historia. Un don que la marca y que supone una durísima carga y más siendo una adolescente de tan solo quince años.

¿Puede cambiar nuestra vida el saber la fecha de nuestra muerte? ¿Creéis que saberlo os haría que fuera diferente? Mil preguntas que quizá te lleven a unas respuestas incómodas que no querrías saber. Jem es una adolescente de quince años que tiene la extraña facultad de ver la fecha de la muerte de las personas al mirarlas a los ojos. Una facultad que a veces hace de su vida un infierno. Vive una triste vida solitaria y alejada de la gente debido a ello. Pero todo cambia el día en que conoce a Spider, otro chico de quince años y con una vida tan deprimente como la suya. Un día Jem y Spider deben empezar una huída desesperada al verse involucrados en un atentado terrorista del que son inocentes. Esa huída hará descubrir a Jem la amistad y el amor, pero siempre sabiendo la fecha de la muerte de Spider. Una muerte muy próxima. ¿Podría hacer ella algo para cambiar eso? ¿Para que la persona amada no muriera tal fecha? ¿Realmente están los acontecimientos de nuestra vida escritos y no pueden cambiarse? A pesar de todo lo que pasa en nuestra vida siempre existirá la esperanza. Otra vez el destino. ¿Todo está escrito? ¿O podemos cambiar las cosas predeterminadas? ¿Es la muerte lo único seguro en nuestras vidas? Esta historia puede hacer que te cuestiones muchas cosas. Muchas de ellas desagradables pero que están en nuestra vida. Vidas felices o sórdidas otras, pero que tienen algo en común: vivirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *