Archive for octubre 2011

Reseña: El juego de los niños, de Juan José Plans

Tremendísima historia de Terror de las que hacen pensar en lo cerca que estamos del mal. Una reedición magnífica que La Página Ediciones ha querido mostrar nuevamente al mundo lector como la genial obra de género que es.

El juego de los niños, que vio la luz por primera vez en 1976 de la mano de Sala Editorial, ha sobrevivido buenamente al paso de los años y se puede leer con total claridad su desarrollo y ubicarla en nuestra mente, con tranquilidad, en cualquier isla perdída de cualquier océano.

En El juego de los niños, una pareja decide tomarse unas vacaciones dejando a sus dos hijos con la abuela, y marchando a una isla tranquila cuyos tan buenos recuerdos le traen a él, por haber vivido su infancia allí. La intención es pasar sólo unos días, ella está embarazada y a dónde se dirigen apenas hay nada con que distraerse. Pero cantidad de sucesos extraños llegan con cuentagotas y el viaje se va convirtiendo poco a poco en un lindo y queridísimo infierno. Para colmo, al otro lado de la isla, en la costa, ha aparecido un cadáver mutilado que la policía está intentando identificar. Y cuando se levantan y miran a la isla ven que toda ella está llena de…

Inquietante. Novela que es considerada de culto e hito del género de Terror en España, y que fue llevada a la gran pantalla por Ibáñez Serrador con el nombre de ¿Quién puede matar a un niño?

También tuvo su primera adaptación radiofónica en el programa Escalofrío, de RNE.

Un desarrollo trepidante, novela que se lee de una sentada, risas de niños constantes que ponen los pelos de punta… Ambiente que recuerda en ocasiones a Los chicos del maíz de Stephen King, cuyo argumento fue escrito años después de la novela de Plans. ¿Quién sabe? No digo más. Lo importante es que me ha gustado, me ha encantado y me ha impactado. Ser padre tiene sus puntos débiles. Este libro debería estar calificado en su portada bajo este sello:

Prohibido para Padres.

Reseña: Pandemia, de Wayne Simmons

Una gripe más virulenta que cualquier otra conocida asola Irlanda del Norte. La enfermedad, altamente contagiosa, provoca la muerte con gran rapidez. Sin embargo, lo peor es que sus víctimas no tardan en volver a la vida, convertidas en zombis ansiosos por devorar carne humana.

Meses después de que comenzara la epidemia, unos cuantos no infectados sobreviven a duras penas en una Belfast dominada por los muertos vivientes. Sus diferentes historias se alternan a lo largo de la novela, hasta que los avatares del destino harán que sus caminos se crucen. Pero no todos llegarán vivos al final…

Pandemia no es un libro original por su argumento (es realmente difícil serlo cuando nos enfrentamos al subgénero zombi, tan de moda en la actualidad), pero destaca por el modo en que está narrado. Simmons escribe con fluidez, y salpica la narración con detalles sobre el pasado de sus diversos protagonistas, humanizándolos y logrando que se genere la necesaria empatía entre estos y el lector. De ese modo, al dotar de entidad a sus personajes, las inevitables (y, en ocasiones, inesperadas)  muertes de algunos de ellos nos afectarán más de lo que suele ser habitual en el género.

Otro de los puntos fuertes de Simmons es el modo en el que relata situaciones de gran intensidad, con un estilo muy visual que consigue que uno se sienta inmerso en la historia casi como si de una película se tratara. Esos momentos de tensa acción conviven con escenas más relajadas, pero incluso en estas la tensión que sabe generar el autor se mantiene omnipresente.

Como suele ser habitual en el panorama editorial actual, Pandemia acaba con el clásico “continuará”. Una buena noticia para quien haya disfrutado con su lectura y desee saber qué será de los personajes que alcanzan con vida la última página de la novela, por supuesto, pero ahora nos toca confiar en que el libro venda lo suficiente como para que Dolmen se decida a editar, llegado el momento, Fever (la todavía inédita continuación de la historia).

Cruzaremos los dedos…

Reseña: Como pollo sin cabeza, de Pablo Albo y Mikel Mardones

Siempre se dijo que, si en la noche de difuntos hay luna llena, el primer rayo de su luz, allá donde caiga, devolverá la vida a los muertos. Una vez pasó, y lo primero que iluminó la luna fue el maizal del señor Evaristo. Bernardo, cuando nadie lo veía, les dio las mazorcas afectadas a los pollos que iban al matadero. A partir de entonces, sucedieron en el pueblo cosas muy extrañas.

Al caer la noche, los cuerpos muertos de los pollos, enteros o troceados, campaban a sus anchas por las calles, sembrando el temor, el desconcierto y, finalmente, la vergüenza entre los vecinos. Ni el carnicero con sus cuchillos ni el cura con sus sermones consiguieron normalizar la situación. Solo una foránea muy particular, exorcizadora de gallinas, consiguió espantar a los cadáveres vivientes, en un claro paralelismo con el flautista de Hamelin que desemboca en un final sorprendente.

El humor es la herramienta más útil para superar el miedo y quitarle hierro a temas difíciles (como la muerte).  El narrador oral Pablo Albo presenta una descabellada y surrealista aventura de zombis protagonizada por la comunidad avícola de un pueblo imaginario, Matamala, que forma parte de su repertorio más celebrado para jóvenes y adultos. Esta historia, delirante e irreverente, burla toda convención sobre la vida y el mundo del más allá, para zambullirnos en una carcajada de inicio a fin.

Por su parte, Mikel Mardones propone un original contrapunto de la historia. A través de un estilo muy definido, de gran fuerza expresiva, con el que ya nos sorprendió en La higuera de Pelostuertos y Las manoplas de Caperucita, el artista vasco recrea una galería de personajes inquietantes y disparatados.

En diálogo abierto con el texto, Mardones concibe una ambientación turbadora, cargada de misterio y socarronería, en la que podemos encontrar elementos paratextuales, fuera de contexto, de gran comicidad. Como pollo sin cabeza invita, pues, a asumir el reto de perderse en los detalles y descubrir todos y cada uno de los guiños humorísticos con que el ilustrador obsequia al lector en cada página.

Lágrimas en la lluvia

Madrid, 2109. Aumenta el número de muertes de replicantes que enloquecen de repente.

Mientras, una mano anónima transforma el Archivo Central de los Estados Unidos de la Tierra para modificar la Historia de la humanidad.

Agresiva, sola e inadaptada, la detective Bruna Husky investiga esta trama de alcance mundial, con la constante sospecha de traición de quienes se declaran sus aliados, y la sola compañía de unos seres marginales capaces de conservar la razón y la ternura en medio del vértigo de la persecución y en un entorno social cada vez más inestable.

• Guión/dibujo: Damián Campanario,Rosa MonteroAlessandro Valdrighi
• Edición original: Lágrimas en la lluvia / ESP
• Formato: Libro cartoné, 200 págs. a color 150×230 mm
• Precio: 14,95€
• ISBN: 978-84-684-7565-3

Arriety y el mundo de los diminutos

Hiromasa Yonebayashi, quien lleva trabajando en la Ghibli como animador desde 1997, con La princesa Mononoke, da el salto a la dirección con esta película que nos habla de una familia de diminutos que habita en el sótano de una casa de campo en la que un niño enfermo acaba de llegar para pasar una temporada antes de ser operado del corazón.

Los pequeños seres tienen muy claro que los humanos son peligrosos y, aunque necesitan penetrar en sus cocinas para “tomar prestados” alimentos y productos, basan su supervivencia en ocultarse de ellos. Sin embargo, Arrietty, de catorce años, es una niña intrépida que se dejará ver por un descuido, lo que desencadenará una serie de percances para ambas familias.

Miyazaki firma el guión, junto con Keiko Niwa, y, desde su cargo de productor ejecutivo, supervisa la realización de la película, además de figurar como planificador de desarrollo.

Convertir lo cotidiano en una aventura, encontrar el punto de vista desde el que los objetos con los que convivimos se tornan colosales y mágicos, hallar dificultades en lo que para la mayoría no supone más que un movimiento inconsciente abre un mundo maravilloso. Al mismo tiempo, funciona como metáfora de las debilidades que convierten los granos de arena en montañas: no en vano el personaje principal humano, al estar enfermo, encuentra los obstáculos casi tan insalvables como sus pequeños amigos.

Pesadillas en Nueva York. Antes de despertar, de Kathryn Smith

Podría decirse que mi trabajo es un sueño, y en cierto modo así es. De hecho, me pagan para que estudie los sueños de la gente, algo que me resulta mucho más fácil de lo que podría parecer… Al fin y al cabo soy Dawn, la hija mortal de Morfeo, rey del mundo onírico, y puedo meterme en la mente de quien duerme, e incluso derrotar a sus demonios. Pero más que un sueño, mi trabajo es una auténtica pesadilla, pues no me iría nada mal poder dormir una noche de un tirón…

Sin embargo, desde que conocí a Noah Clarke me siento atrapada entre dos mundos. Noah es inteligente, sexy y capaz de controlar sus propios sueños. Podría ser el hombre perfecto para mí de no ser porque, cuando se queda dormido, lo acecha un malvado demonio empeñado en destruirlo no sólo a él sino también al planeta entero.

Pesadillas en Nueva York es la nueva serie paranormal de Kathryn Smith, en la que el amor y la seducción se dan cita en los mejores sueños…

Nueva Escocia, Canadá. Kathryn Smith empezó a escribir prácticamente cuando todavía era unaniña, y desde entonces se ha dedicado en cuerpo y alma a inventar nuevashistorias. Descubrió las novelas románticas cuando estudiaba periodismo,y decidió que quería llegar a escribir como Lisa Kleypas.

Reseña: Rumbo a Marte, de Joe Haldeman

Carmen Dula y su familia han sido elegidos para realizar el viaje de sus vidas. Su destino: el planeta rojo, donde en principio pasarán cinco años (a los que hay que sumar el año aproximado que durarán los trayectos de ida y vuelta).

La pequeña comunidad humana que habita Marte ofrecerá a la joven Carmen luces y sombras: allí encontrará el amor, y también hará una enemiga implacable que tratará de hacerle la vida imposible. No obstante, su hallazgo principal se producirá de modo fortuito, cuando tras un aparatoso accidente sea rescatada por una criatura alienígena. Será entonces cuando la humanidad descubra que ellos no han sido los primeros en poner un pie en el planeta. Pero, ¿quiénes son estos “marcianos”? Y, sobre todo, ¿cuál es la verdadera razón por la que, milenios atrás, unos seres misteriosos (a los que se refieren como “los otros”) les instalaron en Marte?

Rumbo a Marte aglutina en poco más de trescientas páginas gran cantidad de elementos de interés, e incluso se permite el lujo de cambiar por completo el tono de la historia, pasando de lo que parecía ser la narración de los avatares post adolescentes de Carmen a ofrecer una interesante variante del típico “primer contacto”.

Homenajeando al gran Arthur C. Clarke al principio de la novela (con la descripción de un elevador espacial al estilo del ideado en su día por el autor de Cita con Rama), Haldeman salpica la trama con elementos afines a la ciencia-ficción de corte hard, pero sin excesos. Carmen es en todo momento el eje de la trama, y las relaciones que mantiene con el resto de los humanos y, sobre todo, con su salvador en Marte (al que bautiza como Rojo) avanzan paralelas al interesante misterio que rodea el origen de los “marcianos” y su relación con la humanidad.

La brevedad de la novela hace que se lea con rapidez y, si bien tiene un final que podríamos denominar “cerrado”, se trata de la primera entrega de una trilogía cuya segunda parte (Starbound) también editará próximamente La Factoría de Ideas. Espero poder saciar en breve mi curiosidad sobre por qué derroteros tiene pensado conducirnos Haldeman en el próximo libro. Confío en que resulten, al menos, tan entretenidos e interesantes como los presentados en Rumbo a Marte.

Reseña: Tilda. ¡Qué bien que hayas venido!, de Andreas Schmachtl

No hay nada que a Tilda, la ratoncita blanca como la flor del saúco, le guste más que recibir visitas, y cuando invita a sus amigos a tomar el té, flota en todo el pueblo el aroma de un rico pastel. Pero un día, delante de su puerta, aparece un huésped totalmente inesperado: ¡un huevo! Tilda decide al instante ocuparse de él, pues ya sabe que a un huevo hay que darle calor, cuidarlo y protegerlo. Lo que ignora, sin embargo, es que bajo la cáscara se esconde una gran sorpresa…

¡Tilda Corazón de Manzana te da la bienvenida!

Magnífica edición de libros infantiles de la mano de Ediciones B, la cual se encarga de repartir sueños entre padres e hijos de la forma que más atrae al lector. Maravillosas ilustraciones y textos que recuerdan al mejor clásico de animalitos conocido en el mundo entero como El viento en los sauces. Las aventuras de Tilda, son las aventuras de una ratoncita anfitriona que se deja llevar por una vida placentera, lejos del mundanal ruido de la ciudad. La vida en los bosques es la paz. Serenidad para los oídos por siempre, acompañados de unos buenos vecinos como pueden ser Rupert el erizo, Robin el petirrojo o Molly la ratoncita cartera.

Ideal cuento de otoño, amigos. No se lo pierdan.

Reseña: Transiciones, de R.A. Salvatore

Edición cuidadísima y super de lujo de una de las sagas más maravillosas de R.A. Salvatore. Por fin, tenemos la ocasión de contemplar Transiciones (o la trilogía de los reyes, como la llamo yo) en un único tomo. Por supuesto, en la distinguida línea para coleccionistas que Timun Mas ha tenido a bien crear, para los seguidores acérrimos de la fantasía y del gran Drizzt Do´Urden, el elfo oscuro más famoso de los Reinos Olvidados.

El tomo recoge tres historias en las que el elfo oscuro se verá inmerso en un nuevo universo de aventuras.

En El Rey Orco, una paz extraña merodea por los valles donde habitan los enanos de Mithril Hall y los aclamados orcos del nuevo reino de Muchas Flechas. Los orcos se han unido y han formado grandes clanes bajo un mismo líder: el rey Obould. Pero los orcos nunca han sabido mantener el estado del bienestar y empieza a haber conflictos entre ellos. Por otro lado, todos los compañeros han vuelto a unirse para intentar desbancar a un enemigo común. En esta novela, Salvatore nos presenta una novela centrada muy mucho en los personajes. Personalidades más que potentes, llenas de identidad. Grandes escenas para el recuerdo. Wulfgar se hace grande en El Rey Orco y pone fin a sus incongruencias de historias como en La Columna del Mundo o El Mar de las Espadas. Cattie-Brie consigue uno de sus mayores deseos (¿y no era eso lo que deseábamos todos?) y Bruenor… Aayy, mi maravilloso Bruenor. Perdonen, también está Drizzt, ¿pero qué adjetivos quedan para él que no se hayan dicho ya? Aunque no debemos olvidar que en definitiva, la primera historia del tomo es un libro por y para los orcos.

El Rey Pirata es la segunda novela, la cual continúa con las aventuras del drow después de lo acontecido en El Rey Orco. Pero es aquí dónde aparece La Hermandad Arcana, una cábala de poderosos hechiceros con un peligroso objetivo. Aún no se sabe cómo, pero se han infiltrado en la Torre de Huéspedes del Arcano y se han hecho con el control de la ciudad portuaria de Luskan. Nadie se atreve a hacerles frente y su mano de hierro está empezando a exprimir la vida de la ciudad. Aquí, la protagonista absoluta es la ciudad de Luskan y todo lo que puede acarrear una ciudad para el comercio controlada por la torre de huéspedes del arcano, los cinco grandes capitanes y el gobernador. Conoceremos muy de cerca “la política” de la ciudad y por otra parte lo que les ocurre a dos amigos que nos mostrarán algunos cambios que se están produciendo en los Reinos.

En El Rey Fantasma, la Plaga de Conjuros ha llegado a Faerun. El Tejido se está deshaciendo. La magia se ha descontrolado. En mitad de este cataclismo que sacude al mundo, Drizzt Do’Urden tendrá que replantearse todo aquello en lo que creía y peor aún, tendrá que volver a librar batallas que ya creía ganadas. Este libro ha sido para mí el colmo de trilogía. Aquí vuelve la acción, la aventura de rol más emocionante. Los vellos de punta. Drizzt vuelve a la carga y marcha con sus amigos en busca de su destino, como en los viejos tiempos… Sí señor, como en mis buenos tiempos.

Paisajes inconmensurables, aventuras miles y batallas de todo tipo. Personajes maravillosos… Bruenor Battlehammer: el rey enano de Mithrilhall que lucha por los suyos de una manera especial. Thibbledorf Pwent: el líder de la brigada Revientabuches que seguirá a su rey hasta donde sea necesario. Catti-Brie: heroína a la que la magia le afecta de un modo extraño. Jarlaxle Baenre: el excéntrico líder mercenario que siempre hace dudar al lector, si las cosas que hace, por qué o quién las hace. Ivan Bouldershoulder: el rubio enano de casco astado con cuernos de venado… mi favorito. Drizzt Do’Urden: el bondadoso, el magnífico, el maestro, el héroe elfo oscuro y gran protagonista que tendrá que sufrir las emociones de lo que acontece mientras avanza la novela.

Y otros muchos.

Gauntlgrym parece ser el siguiente libro de la saga de Drizzt. R.A. Salvatore ha madurado mucho como escritor. Leyendo lo que ahora escribe, ya no pienso que todo al final acabará bien. Y eso es de agradecer. Este tomo es uno de los mejores de la serie. Un comienzo trepidante muestra a Drizzt varios años después, junto con el futuro de la marca argentea, para después regresar a donde nos dejó en su anterior trilogía. Un buen libro. Buenos diálogos y unos personajes más que desarrollados. ¿Un cambio de tercio en la personalidad de Drizzt? Puede ser. Hoy he visto a alguien leyéndolo en el metro. Le he mirado y él me ha mirado. Me ha sonreído. Somos compañeros de aventuras…

Reseña: Cuando Susanah llora, de J.J. Castillo

Os quiero hacer una pregunta: ¿Iríais a una barbacoa con todos vuestros vecinos sabiendo que en cualquier momento, por muy protegidos que estéis, podéis ser atacados por zombis? Sí, ya sé que es una pregunta rara, pero os hago otra: ¿Esperaríais solos en vuestra casa a ser atacados? ¿A que lo de la barbacoa ya no suena tan mal?

Seguir adelante. Así de simple. No perder del todo la rutina y sentir que no estás sólo. No perder nuestra identidad. Para mí, esta historia habla sobre eso. Un grupo de personas que de repente ven como su vida da un giro total hacía una feroz lucha por la supervivencia.

SUPERVIVENCIA.

Ni esperanza, ni fe, ni amor, ni odio, ni miedo, aunque esos sentimientos nunca lleguemos a perderlos. Es el principio del fin. Sobrevivir está por encima de todo. ¿Y seríamos capaces de cualquier cosa por sobrevivir? También esta historia habla de ello, de hasta dónde seríamos capaces de llegar. Pero también nos habla de muchas cosas más: de seguir buscando el amor, de qué ocurre cuando perdemos la fe, de sacrificarse por los demás, del miedo… Miedo a los zombis, a esa muerte en vida, a no encontrar el descanso eterno, a ser devorado por alguien que has querido. Creo que este es el libro, al que más “le he hablado”.

“¡Ni se te ocurra salir del coche, Sara!”

“No te acerques a ella Terens. ¿Serás tonto?”

“¿Será capullo el Brian este?”

“¡JODERRRRRRRRRRRRRRRR!”. (Capitulo  de la caravana)

Cómo si los personajes fueran a escucharme y hacerme caso, ¿verdad? Una historia contada a través de unos personajes que en muy poco tiempo, conectarán con el lector. Y sobre todo, el personaje más extraño de la novela, Susanah. Un precioso bebé que tiene una conexión  muy especial con los zombis. ¿Qué irónico no? Lo inocente unido tan íntimamente al horror.

Rotten es un pequeño pueblo cercado para protegerse del ataque de los zombis. En él, un grupo de personas lucha para sobrevivir. El padre Mile, un sacerdote que ha perdido la fe y que ha decidido proteger a la pequeña Susanah con su vida. Candi, una mujer que ha huido de su marido maltratador y que a pesar del horror intenta empezar de nuevo. Nelson, un joven que tiene el don de comunicarse con los muertos y por lo tanto, con los zombis… Brian, un chico que vive en el centro comercial del pueblo y que lo defiende de los habitantes del pueblo como si fuera su castillo. Samuel Day, un antiguo policía que se ha convertido en una autoridad y que encuentra a su hija muerta Eva en el salón de su casa. Mitch, un capitán del ejército que llega al pueblo pero cuya única obsesión es encontrar a su mujer y sus hijas sea como sea. Drew Cassy, miembro del comité formado en el pueblo y que, a pesar de todo, sigue buscando el amor. Susanah, un precioso bebé que sin saber el motivo, alerta con sus llantos de la llegada de los zombis.

Estos y otros personajes que solo piensan en seguir con sus vidas aunque pronto descubran que el pueblo no es refugio seguro frente a los muertos. Una lucha a muerte donde los hombres y los zombis al final buscan la misma cosa: sobrevivir. Cuando algo se hace con mucha pasión, y esta es lo suficientemente intensa, creo que queda plasmada bien en lo que se hace. Y es el caso de este libro. Se siente cuando recorres la historia, una historia que aparte de terror desprende ternura. Suena un poco contradictorio, ¿verdad? Pero no penséis encontrar solo una novela de sangre y zombis. Esa es solo una parte. Hay mucho más.

¿Comparar esta historia con otras? No digo que no tenga influencias, pero en este caso el autor ha sabido narrar una historia lo suficientemente original para no necesitar hablar de ellas. Y para terminar un par de cosas: memorable el capítulo de la caravana, es de esas escenas que se quedan grabadas para toda la vida.

Y la portada, me mata.