Reseña: Pathfinder, de Orson Scott Card

Rigg posee el extraño poder de ver las sendas que dejan personas y animales en sus desplazamientos por el mundo, tanto recientes como antiguas. Umbo, su mejor amigo, es capaz de ralentizar el tiempo. La combinación de ambos talentos les abre las puertas del pasado.

Cuando el padre de Rigg fallezca, el muchacho y su amigo emprenderán un viaje en busca de la verdadera identidad del primero, un viaje plagado de peligros, intrigas políticas y desplazamientos temporales.

Mientras, de forma paralela a la narración principal, asistiremos a los avatares de Ram, piloto de una nave interestelar que transporta a un gran número de seres humanos en hibernación hacia un lejano planeta, con la intención de fundar una colonia que garantice la supervivencia de nuestra raza. ¿Qué relación puede haber entre el viaje de Ram y las peripecias que vive Rigg en una época similar a nuestra Edad Media? La respuesta aguarda en la páginas de Pathfinder.

Presentar a Orson Scott Card a estas alturas puede resultar innecesario. Baste decir que en sus estantes acumula, entre otros, dos premios Nebula y cuatro premios Hugo. Creador de sagas tan apasionantes como la de Ender Wiggin (iniciada con la extraordinaria El juego de Ender)  o la de Alvin Maker (cuya primera entrega fue El séptimo hijo), Card nos presenta en Pathfinder una nueva historia con un protagonista de corta edad. La novela, que alterna momentos en los que se hace bien patente la habilidad del autor para crear protagonistas carismáticos, con momentos que pondrán a prueba el ingenio del lector (con todo lo que hace referencia a las múltiples paradojas de los viajes en el tiempo), es prueba evidente de que Card sigue manteniendo intacta su habilidad para atrapar al lector con una facilidad pasmosa, combinando una narración fluida y siempre interesante con constantes desafíos para el intelecto.

Pathfinder no es la típica novela de fantasía, ni una obra de ciencia-ficción de corte hard, si bien ofrece elementos de ambos géneros combinados para dar forma a una amalgama tan original como fascinante. El libro no responde todas las preguntas que plantea, pero imagino que no pasará mucho tiempo entre la publicación de su secuela Ruins (prevista para el próximo año) y su traducción al castellano. Quizá entonces todos los misterios que envuelven al mundo en el que Rigg y sus acompañantes se mueven sean desvelados. O quizá Card se guarde alguna sorpresa para una obra posterior.

Esperaré con impaciencia el momento de descubrirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *