Drive, de Nicolas Windign Refn (Sitges 2011)

El director danés firma una obra que derrocha amor al séptimo arte, Drive, una película hipnótica de espectacular factura y mejor banda sonora.

Ryan Gosling y Carey Mulligan toman las riendas y hacen avanzar la trama a través de silencios que gritan y miradas que atraviesan fotogramas que aúnan lo retro con lo moderno.

Cierto sabor justiciero a lo Travis Bickle por las calles de Los Ángeles y un final de absoluta catarsis violenta. Y coches, sí, también hay coches. No encajaba en el cartel fantástico ni competía en la sección Oficial, pero consiguió el beneplácito de todo el público ante semejante ejercicio de devoción cinéfila.

Fuente: http://www.almasoscuras.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *