Reseña: Boardwalk Empire, de Nelson Johnson

Atlantic City, situada en una isla de New Jersey, es una ciudad peculiar con una historia fascinante. Lo que surgió en un principio como un balneario de playa gracias al sueño del doctor Jonathan Pitney, acabó transformándose en la respuesta de la costa este norteamericana a Las Vegas. En el interín, Atlantic City fue durante muchas décadas una ciudad en la que la corrupción política y el crimen organizado anduvieron de la mano, dando forma a un lugar inigualable cuyo único objetivo fue siempre satisfacer cualquier deseo de sus visitantes, consiguiendo que estos volvieran año tras año a gastar su dinero con una sonrisa en los labios.

Entre los personajes “ilustres” que hicieron de Atlantic City una máquina generadora de enormes beneficios, destacan Louis “el Comodoro” Kuehnle y Enoch “Nucky” Johnson, modernos césares que gobernaron el destino de la ciudad durante casi medio siglo. Su control total y absoluto de el más mínimo aspecto de la vida en su ciudad, su dominio de la política del estado y sus relaciones con mafiosos de todo tipo ocupan tan sólo una pequeña parte del libro de Nelson Johnson, pero resultan tan fascinantes que acabaron por inspirar una magnífica serie de televisión (producida por el canal HBO, lo cual es garantía plena de calidad). En la Boardwalk Empire televisiva, protagonizada por un extraordinario Steve Buscemi en la piel de un trasunto de “Nucky” Johnson, podemos contemplar una soberbia recreación de la Atlantic City de los años veinte, y tenemos la oportunidad de ver cómo funcionaban las cosas en la urbe costera en su periodo de apogeo (propiciado en buena parte por la controvertida Ley Seca que hizo ricos en su día a tantos criminales).

El libro de Nelson Johnson es una obra amena que analiza la historia de la ciudad desde sus inicios hasta la actualidad. En sus páginas seremos testigos del auge y el declive de Atlantic City, y de su resurrección a finales de los años setenta del siglo pasado gracias a una legalización del juego que atrajo enormes inversiones de personajes tan carismáticos como el mismísimo Donald Trump.

Con un estilo ameno, Johnson nos ofrece un recorrido fascinante por las luces y las sombras de la ciudad del famoso paseo marítimo (pues a eso hacen referencia “boardwalk”, en su traducción como “paseo de tablas”). Una ciudad que vive momentos difíciles en la actualidad pero que, como ya hiciera en su día, sin duda encontrará el modo de renacer de sus propias cenizas.

2 comments

  1. Dulce dice:

    El libro la verdad es muy entretenido, creo que es de esos que te puedes sentar a leer y en una noche terminarlo, pero la verdad Terrence Winter se ha lucido con la adaptación, la serie es brutal, muy fuerte y con actuaciones muy buenas, además la fotografía es algo que no se le compara a lo que dicen en el libro.

  2. Alejandra Álvarez dice:

    Muy de acuerdo con todo lo que expones, Boardwalk Empire con Martin Scorsese es muy grande, desde factura técnica, interpretaciones, guiones, dirección fotografía, banda sonora, es un no parar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *