Entrevista a Susana Vallejo

Esta semana, en Crónicas Literarias, tenemos el gran placer de entrevistar a una de las autoras más populares de la literatura juvenil fantástica y de la ciencia ficción. Ella es Susana Vallejo, y podemos aprender mucho a través de sus palabras. Como siempre, empiezo preguntando quién es Susana Vallejo… Háblanos un poco sobre ti.

Soy mamá, escritora, trabajadora, madrileña que vive en Barcelona. Soy muy curiosa, me gusta leer, escribir y pintar. Me gusta nadar y viajar. Me encantan las chuches y el jamón del bueno. También me gusta la cebolla y el ajo. Ja, ja.

Nos gustaría saber ahora cómo comenzó tu vocación literaria, tanto como lectora como escritora. ¿Cuáles han sido aquellos escritores de cabecera para ti?

No tengo la menor idea cómo empecé. Creo que escribir me ha gustado desde siempre y ese gusto por la escritura siempre ha ido unido al gusto por la lectura. Del leer y vivir otros mundos en la mente, pasé a escribir y crearlos sobre el papel. Recuerdo que el primer libro que leí entero fue uno del cole que se llamaba “El pájaro verde” de SM y la fascinación que sentía por las letras y las palabras (esos embrollos enlazados) empezó aún antes, cuando aún no sabía leer. Algunos escritores de cabecera son John Crowley, Alfred Bester, Fredric Brown, Tim Powers…  De los españoles pongo en un altar a Elia Barceló y a César Mallorquí.

Esto siempre lo pregunto también, pero lo considero bastante importante e incluso necesario a la hora de abordar a un escritor: ¿qué es para ti la literatura? ¿Y la escritura?

La literatura es una puerta hacia lo desconocido, a otros mundos, sensaciones, sentimientos, aventuras… Y la escritura también lo es. Escribir es para mí un hobby. Algo que me encanta y que si no hiciese ¡me estallaría la cabeza! El otro día leí que, a la hora de revivir una historia, el cerebro no distingue entre realidad y ficción. De modo que leer es vivir.

¿Cómo planificas tus trabajos? ¿Cuándo empiezas una obra te obligas a escribir todos los días o prefieres como vaya surgiendo?

Cuando empiezo un libro casi siempre sé cómo empiezo y cómo acabaré. También conozco los pasos (escenas) más importantes por las que pasaré. Después, cómo ir de uno de esos pasos al siguiente lo puedo improvisar más. Procuro escribir cada día un poco. Si no, no avanzaría. Ten en cuenta que tengo otro trabajo, una vida, una casa, una familia… Si no procurase avanzar cada día un poco, la rutina del día a día se comería todos los momentos que podría dedicar a escribir.

¿Qué es para ti lo más difícil a la hora de elaborar una novela?         

Sin duda lo más difícil es que la ropa esté recogida, las lavadoras puestas y todos los asuntos logísticos de la casa más o menos listos. Si no, no puedo escribir porque tengo que ponerme a hacer esas cosas. Las novelas son fáciles. La vida real es lo que es verdaderamente complicado. Juas, juas.

¿Dónde consideras que se puede encontrar la inspiración?

En todos sitios: en la calle, en los periódicos, en una historia o anécdota que te cuenta un amigo o conocido. Todo puede llegar a convertirse en el germen de una idea, o de una trama secundaria, o de un detalle de una novela.

¿Qué consideras estrictamente necesario para que una novela interese a los lectores?

Para que les interese: que les enganche y/o disfruten de su belleza. Que tengan que seguir leyendo y no puedan parar. Y en general, que tenga algo de misterio, aventura, un poco de amor –que no sea del “fácil”-… A mí, en particular, me gusta que esté bien escrita, que sea coherente, que me despierte alguna emoción, que me haga pensar y me inspire.

¿A la hora de crear un personaje qué es lo más significativo?

Tengo que “verlo”. Una vez le pongo un físico (me inspiro en personas que conozco, en actores…), le asigno una personalidad acorde a su físico y un pasado. Y cuando lo “veo”, ya sé cómo es, cómo hablará, cómo actuará… Si el personaje es redondo y está bien construido “va solo”. Sólo hay que ponerlo frente a determinadas situaciones y él actuará coherentemente, según su personalidad.

¿Qué crees que puede aportarles a los lectores la fantasía y la ciencia ficción?

¡El sentido de la “maravilla”! La sensación de que al abrir un libro de estos géneros todo puede pasar. Puedes romper leyes físicas, viajar en el tiempo, ir a otros mundos… no hay fronteras. Todo es posible.

Lo cierto es que tus novelas han conseguido diversos premios y todos ellos verdaderamente importantes. Explícanos un poquito cómo decidiste presentarte al primero de ellos y lo que sentiste al saber que habías sido elegida.

Ni siquiera recuerdo cuando fue la primera vez que me presenté a un concurso. Debió ser hace casi veinte años. Supongo que se me ocurrió porque mi novela era de una temática aventura y me parecía que podría publicarse en una colección juvenil. Presenté mi novela a un concurso de literatura juvenil y, claro, ¡no gané! Creo que ni siquiera me contestaron. Simplemente me enteré por la prensa de los ganadores. Luego estuve años sin mandar más manuscritos, hasta que hace unos cinco años volví a presentarme a otros concursos. Y cuando no los ganaba, retomaba la historia y procuraba mejorarla. ¡Así aprendí mucho! Y al mismo tiempo mis novelas (tenía varias escritas) fueron mejorando. Entonces fue cuando me llamaron de Edebé para decirme que era finalista del premio Edebé, y que aunque no había ganado, me publicarían aquella historia. Me emocioné mucho y me eché a llorar de alegría. Soy muy llorona. Lloro mucho de alegría.

Hablemos ahora de las novelas de Porta Coeli. A pesar de presentar elementos fantásticos, está claro que también podemos encontrar historia en ellas. ¿Cómo te documentaste? 

Busqué información en internet, no sólo sobre Historia y la época medieval, también encontré en escritos de la Iglesia muchos datos interesantes y “novelables”. Y para incluir algunas oraciones y dar con el aire “antiguo y religioso” en el lenguaje me leí unos cuantos misales antiguos que me proporcionaron algunas claves para introducirme en el mundo del siglo XIV. Viajar a algunos lugares también me sirvió: ruinas medievales, caminos abandonados, monasterios en ruinas (en España y fuera).

En cada una de ellas aparecen personajes distintos, sin embargo, hay un eje común: el mundo paralelo, otro mundo. Esto me ha recordado a la teoría de los mundos posibles de Leibniz. ¿Qué es lo que te llama la atención de esto como para escribir una saga en la que tiene un peso tan importante?

En la saga de “Porta Coeli” la auténtica protagonista es la relación que existe entre nuestro mundo y el otro. Me interesa el “qué pasaría si” se hubiera descubierto otro mundo en la época medieval y cómo afectaría a la humanidad que traspasar sus puertas te hiciera adquirir (o no) poderes psíquicos…

¿Te preocupó el que tal vez a los lectores no les gustase la idea de cambiar de personajes?                                       

Ni lo más mínimo. Supongo que en una saga prefieren seguir a los mismos protagonistas porque les coges cariño… Pero desde el punto de vista de coherencia de una historia, ellos no podían volver a protagonizar otros hechos que pasasen muchos años después… Era imposible seguir con los mismos protagonistas. De manera que hay que decirles adiós y elegir nuevos protagonistas para los momentos más emocionantes en la Historia de los dos mundos.

Pasemos ahora a tu novela de ciencia ficción, Switch in the red. ¿Qué es lo que intentas transmitirnos a través de ella?

¿Además de pasar el rato y entretener?… Ja, ja… Switch in the Red es una crítica social, un puzle que muestra la sociedad a la que podemos llegar si seguimos por el camino que estamos tomando.

¿Qué te resulta más interesante de escribir: la fantasía o la ciencia ficción? ¿Y lo más difícil o más fácil?

No hay diferencias. Todo es igual de fácil o difícil.

Y ahora en 2011 has sido ganadora del premio Edebé de Literatura Juvenil con El espíritu del último verano. A simple vista parece una historia muy tierna, pero estoy segura de que es mucho más. ¿Por qué no intentas describirla con tres palabras?

Mmm… Es nostálgica, aventurera, divertida. Es una historia para adolescentes que narra la búsqueda de un tesoro de manera entretenida. Pero los adultos encontrarán en El espíritu del último verano un texto que les recordará los tiempos pasados. Tiempos que cuando ocurren no sabes apreciar, y que después, con los años, quedan grabados a  fuego en tu memoria. La novela habla de la pérdida de la adolescencia y la infancia, y del paso a la madurez.

Explica a los lectores qué pueden conseguir leyendo tus novelas.

Pasar un rato agradable, olvidarse de lo que ocurre a su alrededor. Disfrutar. Reír y llorar.

¿Cómo ves el panorama actual respecto a literatura juvenil?

Esperanzador.

¿Y respecto a la ciencia ficción?

Volcado hacia la Fantasía. Creo que cada vez más la ciencia ficción se está convirtiendo en una especie de subgénero que se puede incluir dentro de la Fantasía.

¿Estás actualmente trabajando en algún proyecto?

Estoy a punto de terminar una novela negra para adultos (me lo he pasado muy bien escribiéndola), tengo a medio escribir otra juvenil, muy aventurera, y otra de terror muy entretenida. ¡Veremos en qué queda todo!

Y finalmente, Susana, nos gustaría que dieses algún consejo a todos aquellos que queremos abrirnos un hueco en este mundillo.

Trabajar duro. Aprender a concordar sujetos y predicados, a poner comas en su sitio, y leer mucho. Aceptar críticas de los enemigos y no de los amigos. Aprender, mejorar y no rendirse nunca.

Muchísimas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo, Susana. Deseamos que todo te salga genial y que continúes logrando éxitos y haciendo soñar a los lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *