Víctimas Colaterales, de Stephen Leather

Han pasado más de diez años desde el día de agosto de 1996 en que, durante un momento crítico del proceso de paz en Irlanda del Norte, cinco hombres asaltaron la casa de Robert Carter, agente del Royal Ulster Constabulary, y le dispararon sendas balas en las rodillas y una tercera en la cabeza delante de su mujer y de su hijo. En la actualidad, los asesinos se han visto favorecidos por los acuerdos de Viernes Santo y viven en libertad… hasta que alguien comienza a ejecutarlos del mismo modo en que ellos acabaron con Carter.

Tras detener a un grupo de traficantes de droga, Dan “Spider” Shepherd alberga no pocas dudas sobre su siguiente misión encubierta: trasladarse a Belfast y averiguar si la mano que se encuentra detrás de esa cadena de crímenes pertenece a Elaine Carter, la viuda del policía. Y la situación no hará más que empeorar cuando la responsable de la operación, Charlotte Button, se descubra en el punto de mira del jeque Mahmuud al-Ahmed, quien la considera culpable de la muerte de uno de sus hijos en Guantánamo.

Heredero de las grandes tramas internacionales de Frederick Forsyth y Tom Clancy, Stephen Leather ha conseguido con Víctimas Colaterales, un thriller que dispara balas de alto calibre sobre cuestiones tan espinosas como el precio a pagar por el fin del terrorismo o el papel de la venganza cuando la justicia no ha cumplido su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *