Reseña: La raza número 4, de Raquel Barco

¿Hacia dónde vamos? ¿De dónde venimos? No me digáis que alguna vez no os habéis hecho estas preguntas. Porque el hombre aún se las sigue preguntando. ¿Conseguirá encontrar las respuestas algún día? Existen tantas posibilidades que… Bueno, este libro nos muestra una de ellas. Quién dice que no pudiera ser una posibilidad. …

La raza número 4 ha sido otro de esos libros que me han hecho exclamar en voz alta y que me han sorprendido muchísimo sobretodo a la vez que iba avanzando la historia. ¡Y me gusta que un libro me haga sentir eso!

Otra de las cosas que también me ha hecho ver es lo frágiles e insignificantes que podemos llegar a ser los seres humanos aunque nos cueste reconocerlo la mayoría de las veces. Plantea tantas cuestiones que no deja indiferente y te hace pensar sobre la realidad de cosas que quizás no vemos o que se encuentran por encima de nosotros.

En La raza número 4, Eva Swan es una mujer que después de pasar cinco años en la cárcel por un delito que no cometió y cuyo único objetivo en la vida es llevar una vida sencilla y sin complicaciones debe enfrentarse al mayor, asombroso y peligroso reto que pueda imaginar: Salvar a la humanidad. Para ello contará con la ayuda de la persona que más odia en este mundo, Abel Simmons, el abogado que ayudó a meterla entre rejas. Sin quererlo pero sin poder evitarlo, empezarán una vertiginosa carrera en busca de dos misteriosos y milenarios objetos que solo ellos pueden utilizar para salvar a la raza humana y que fuerzas oscuras y tenebrosas estarán dispuestas a todo para impedir que logren su objetivo. Fuerzas que han librado una batalla a través de los tiempos. Las fuerzas del bien intentarán ayudar y proteger a los dos protagonistas para lograr el objetivo final. ¿Serán capaces de llevar a cabo esta increíble misión y salvar a la raza humana?

El hombre es el único animal que mata por placer. Que puede llegar a ser ruin y mezquino y a destrozar lo que tiene a su alrededor. Solo hay que echar un vistazo al mundo actual. Esta historia me ha hecho reflexionar sobre si realmente el hombre merece todas las oportunidades que le dan. Una lucha entre el bien y el mal donde el equilibrio entre ambos es esencial. Romper ese equilibrio a favor de lo oscuro puede significar nuestra destrucción. ¿El hombre es bueno o malo por naturaleza? Me gustaría pensar en la primera opción aunque a veces las dudas son demasiadas. Por suerte en esta historia también existe la esperanza para el futuro de la humanidad, aunque el mal haga todo lo posible por aniquilarla.

Por último hacer mención especial a uno de los personajes que aparecen en la historia. Un personaje real y quizás, el más odiado. Lo siento, pero al finalizar este libro, quizás pienses en él de una manera diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *