Reseña: Babayaga, de Taï-Marc y Rébecca Dautremer

Cuento delicioso, formato espléndido, presentado por Edelvives. Presenciamos en directo una historia que se toma en cualquier circunstancia como cercana, no por menos real y con ingredientes de recursos de leyenda.

Con una presentación asombrosa, grande, abrimos el libro, ya casi indefensos ante el planteamiento que se nos prepara. Páginas enormes para beneficio de nuestros ojos y de unas muy conseguidas ilustraciones que nos completan de rabillo a rabillo. La variedad de tipografía empleada en el texto nos ayuda a entender cada frase con su verdadera entonación. Alimentan la idea. Ésta se va formando en nuestra mente y nos ayuda a comprender el cuento de forma clara.

Babayaga sólo tiene un diente. Ha decidido hacerse ogresa y mala. Requetemala. Como tal, come niños, gorditos, delgados, no hace ascos. Ha puesto un restaurante llamado El Bebé Sabrosón pero no ha tenido éxito. Sin embargo, un plato gustoso se le adviene de mano de su hermana Cacayaga que ahora se llama Madrastra. Una dulce y linda niñita llamada Miguita…

Babayaga es un personaje clásico. Bruja, ogresa e incluso en algunas culturas, vampira. Numerosos relatos han hablado de éste ser típico de leyendas populares tan odiado por los niños. Pero pocas veces se ha visto como protagonista. Y eso es de agradecer para la opinión algo más madura.

Rébecca Dautremer mezcla lo clásico, el humor, el terror, lo mágico, en un cuento para deleite de los amantes del fantástico. Las ilustraciones del libro son como una galería de arte. Recuerdan al estilo flamenco. El ambiente es acompañado con cada pincelada. Imágenes que rozan lo gótico sin hacer estragos. Un libro muy completo pero sobre todo adaptado a terrores pueriles.

¡Delicious!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *