Reseña: Diario de un zombi, de Sergi Llauger

Título: Diario de un zombi

Autor: Sergi Llauger

Editorial: Dolmen

Págs: 460

Precio: 17´95 Euros

Hace unos años, el panorama para los amantes de la literatura zombi era un páramo yermo aquí en España. Nada se escribía, nada se publicaba, nada llegaba hasta sus lectores en potencia y éstos caminaban por los pasillos de las librerías apenados, arrastrando los pies y con la esperanza de que al día siguiente algo nuevo llegara. Pero pasaban los días, los meses y nada… hasta que un día llegó Manel Loureiro y creó un blog en Internet donde un abogado de Vigo las pasaba canutas defendiéndose de los zombis en su amada Galicia, comenzó a tener decenas de seguidores, cientos, miles… desde entonces hasta hoy, el panorama de la literatura zombi ha cambiado considerablemente en nuestro país. Cada mes llegan tres o cuatro novedades a las estanterías de nuestras librerías, las editoriales buscan nuevo material que publicar y los lectores de género están de enhorabuena.

¿Por qué he hecho esta introducción tan larga? Simplemente para darle toda la importancia necesaria que “Diario de un zombi” merece, ya que entre la marabunta de libros de temática zombi que se publica hoy en día en nuestro país, la novela de Sergi Llauger brilla con luz propia. Y eso que es su primera novela…

En “Diario de un zombi” no veremos al típico grupo rudo de supervivientes que tiene que realizar un viaje para protegerse en un sitio aislado de las hordas de podridos que asolan el mundo. Para empezar el protagonista es un zombi, pero uno que aún después de la transformación conserva su inteligencia humana (Sí, como Gary, el de las novelas de Wellington). Se llama Erico Lombardo y vive su apacible vida de no-muerto en una Barcelona post-apocalíptica, una ciudad casi en ruinas que ha sufrido las consecuencias de una guerra que los humanos tenían perdida de antemano.

Un día, entre las callejas de la ciudad, descubre a una niña rubia corriendo de un lado a otro. Es entonces cuando sus problemas comienzan y nos encontremos con la entrañable historia de Erico y Paula. Los dos se ven obligados a comenzar un viaje cargado de peligros inesperados y esperados, una triste mirada al pasado y al futuro, una historia de amistad y redención, de sentimientos encontrados, de crueldad y odio, donde el zombi no tiene por qué ser el monstruo, y es que Sergi Llauger nos ha sabido contar una historia que nos encogerá el corazón hasta a los más insensibles.

Además, Sergi ha sabido estructurarla de tal manera que no nos demos cuenta de lo que nos está afectando la historia hasta que no la terminamos y eso en su primera novela es digno de admiración.

La prosa es sencilla, ágil, y cargada de metáforas bien usadas. Quizá, a veces peca en exceso de meter algo de paja, que sin ser buscada por el autor, sí que no aporta nada verdaderamente importante a la historia. Algo perfectamente perdonable y que suele pasar en historias tan largas, recordemos que estamos hablando de una novela de casi quinientas páginas.

Concluir que ha sido un gran descubrimiento esta novela y que se suma a mi lista de novelas imprescindibles del género zombi, ya que aporta un nuevo punto de originalidad que sin duda provocará el gozo de más de un lector.

 

 

 

One comment

  1. [...] De Juande Garduño en Crónicas Literarias [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *